Environmental Benefits

Reducción del efecto de la isla de calor urbana  

Las cubiertas verdes son uno de los modos más eficaces de reducir la temperatura ambiente en las zonas urbanas. Durante el verano, las temperaturas de las ciudades son entre 5° y 7 °C superiores a las del campo, debido a la absorción de calor de los edificios y de las calles, y la temperatura de una cubierta tradicional puede ser hasta 40 °C más elevada que la de una cubierta verde.

Según un estudio realizado por el Centro Tyndall para el Cambio Climático, se necesita un 10 % más de vegetación en las ciudades para mitigar el efecto de la isla de calor urbana.

Retención de aguas pluviales.

Una ventaja fundamental de las cubiertas verdes es la reducción de las aguas pluviales, lo que, en verano, disminuye la carga de los sistemas de alcantarillado entre un 70 y un 95 %. Las cubiertas verdes influyen en la reducción de costes debido a la escasa o nula necesidad de cisternas de recogida de aguas pluviales y de equipos similares que normalmente se usan para la gestión de las aguas pluviales. La capacidad de retención de aguas pluviales ayuda a limitar los accidentes provocados por precipitaciones abundantes.

Depuración de las aguas pluviales

Mediante biofiltración natural, las cubiertas verdes impiden que los contaminantes y las toxinas lleguen a las corrientes y a los canales. Según un estudio de Kohler & Schmidt (1990), el 95 % del plomo, cobre y sulfuro de cadmio y el 19% del cinc que procede de las aguas pluviales se queda en el sustrato, lo que ayuda a mejorar la calidad del agua de la zona.

Reducción del CO²

Las cubiertas verdes ayudan a reducir la cantidad de CO² presente en la atmósfera, que se considera una de las causas más importantes del calentamiento global. 1 m² de cubierta verde puede absorber 5 kg de CO² al año. Además, debido al escaso consumo de energía, el dióxido de carbono se reduce adicionalmente en unos 3,2 kg al año.* Para hacerse una idea, 1 m2 de cubierta verde puede absorber la misma cantidad de CO2 que emitiría un vehículo normal en un recorrido de 80 km.

Aire más limpio

Las plantas de las cubiertas verdes también pueden recoger las partículas en suspensión en el aire, tales como polución urbana, metales pesados y compuestos orgánicos volátiles de la atmósfera de la zona, lo que tiene un efecto positivo en la calidad del aire y en la salud de los habitantes. Los investigadores calculan que 1 m2 de cubierta verde puede ayudar a absorber 0,2 kg de partículas en suspensión en el aire cada año.**

Hábitat natural

Conforme aumenta el desarrollo urbano, uno de los requisitos clave que deben satisfacer los ayuntamientos es garantizar la biodiversidad. Las cubiertas verdes pueden servir de hábitat para varias especies y restablecer el ciclo ecológico alterado por la infraestructura urbana.

*United States Environmental Protection Agency EPA - Reducing UHI: Compendium of Strategies